LOS APORTES DE LA PROGRAMACIÓN Y EL ANÁLISIS DE SISTEMAS

Fabiana 1.jpg

El día mundial de las programadoras y los programadores se celebra cada 13 de septiembre. En el marco del Mes de la Ciencia y la Tecnología, conversamos sobre esta propuesta académica que brinda la FCyT con Fabiana Ortiz, una de sus egresadas.

En las sedes de Oro Verde, Chajarí y Concepción del Uruguay se dicta la carrera de Análisis de Sistemas, se trata de una tecnicatura que luego puede ser completada a través de la Licenciatura en Sistemas de Información. Los/as analistas de sistemas, conocidos también como programadores/as, desarrollan una tarea profesional vinculada al desarrollo de software para todo tipo de aplicaciones y usos.

Año tras año, esta propuesta académica es elegida por una importante cantidad de jóvenes que presentan un marcado interés en estas temáticas, con una salida laboral importante debido a la alta demanda que existe en la actualidad en torno a este tipo de saberes que se vinculan directamente a desarrollos complejos y sofisticados, como así también cotidianos y accesibles.

Fabiana Ortiz, comenzó a estudiar Análisis de Sistemas en el año 1995 en el por entonces Instituto Superior de Informática de la Provincia de Entre Ríos (ISIPER), que tras la creación de la UADER comenzó a funcionar bajo su órbita. “Cuando tenía 15 años comencé cursos becada en un instituto fuera del colegio. Los últimos módulos se trataban de programación en lenguaje Basic. Así me fui enamorando de la tarea, el uso de la lógica para resolver problemas. Desde ese momento supe que me quería dedicar a programar. Un profesor me dijo que existía una facultad cerca de Paraná, en Oro Verde, llamada ISIPER”, comenta Fabiana sobre su acercamiento a la disciplina.

“Me tenía que tomar dos colectivos para llegar a la Facu, había que levantarse muy temprano. Ya desde segundo año empecé a trabajar en una casa de familia para poder solventar los gastos de la carrera. Trabajaba hasta el mediodía y a la tarde cursaba, así que me quedaba restringido el tiempo para estudiar. Pero como tenía la meta de recibirme, le puse mucho esfuerzo, me levantaba a las cinco de la mañana, que era cuando más tranquila estaba mi casa. En cuarto año, conseguí un trabajo en una empresa de sistemas y empecé a poner en práctica lo estudiado”, relata sobre su experiencia de estudio y cursado.

En el año 2000 obtuvo el título de Analista Superior en Programación en el ISIPER y luego continuó con la realización de una tesis junto a dos compañeras para obtener el título de Licenciada en Sistemas en la UTN, que terminó en el año 2003, ya casada y con un hijo. “Dentro de mis compañeros tenía un grupo de amigos con los que se hizo mucho más fácil pasar tantas horas fuera de casa. Algunos vivían en Oro Verde y me recibían en su casa en las horas que teníamos entre materia y materia. Se hizo una amistad muy fuerte que hasta el día de hoy conservo”, expresa.

En relación a la difusión de la profesión y el crecimiento de matrícula que ha tenido la carrera, recuerda “que en ese tiempo donde yo cursé, la carrera y la profesión del programador y del analista de sistemas no eran tan populares, por así decirlo, como lo es ahora. Las comisiones de los últimos años eran muy reducidas, los profesores nos conocían muy bien a cada uno. Le preguntabas a la gente si conocía lo que hacía un programador y te decía 'los que arreglan computadoras'. Creo que hoy en día está mucho más difundida y existen muchos medios para capacitarse y estudiar”.

Sobre los aportes que realiza a la comunidad este tipo de carreras, sostiene que “los sistemas están presentes en todas las áreas de la vida. Creo que hoy no se concibe una empresa que no tenga un sistema para llevar adelante su organización interna, empresas de cualquier rubro y actividad. El auge de los dispositivos móviles hizo que se necesite cada vez más gente para desarrollar aplicaciones. Hoy en día, los desarrolladores escasean en función de la demanda existente. Cabe mencionar que la conectividad es esencial en esta época que vivimos de pandemia. Donde trabajo actualmente, el rubro de las empresas que son nuestros clientes es la Gestión de la Salud y en este sentido ha crecido muchísimo la demanda de desarrollos para dar cobertura a las necesidades del sector. Y ahí estamos los programadores, ayudando a hacer más fácil la tarea y a resolver problemas”.