LA FCYT ESTRENÓ SU PRIMER AULA HÍBRIDA

f23.jpg

 La pandemia transformó las formas en que se imparte la educación. El cierre de las escuelas y universidades trajo aparejado el enorme desafío de adoptar nuevos enfoques de enseñanza, especialmente a través del aprendizaje virtual.

Desde entonces, el equipo de gestión de la FCyT comenzó a indagar sobre nuevas formas de trabajo en el aula que combinan la virtualidad y la presencialidad a través del uso de la tecnología. Con una matrícula que supera los 5 mil estudiantes, la casa de estudios puso en marcha un plan de innovación tecnológica que le ha permitido poner en funcionamiento una nueva experiencia de cursada denominada “aula híbrida”.

En el camino, y mientras se avanzaba hacia el futuro digital, se hizo necesario solucionar un déficit estructural para garantizar prestaciones óptimas en el servicio de internet. “En Oro Verde no teníamos un buen servicio de banda ancha; entonces, como primera medida, contratamos un nuevo servicio e hicimos el tendido de fibra óptica que nos dio una conectividad de alta velocidad, con un aumento del 1.000 por ciento”, explicó el secretario general, Esp. Abog. Juan Pablo Filipuzzi.

Ese primer paso fue una puerta de entrada hacia la educación híbrida, es decir, un modelo que combina herramientas del aprendizaje presencial con situaciones en línea para ofrecer una experiencia de aprehensión de conocimientos más flexible y adaptable.

“El objetivo que nos planteamos como equipo de gestión para este año era hibridar un aula; incorporar equipamiento, cámaras, micrófonos, pantallas interactivas que permitan visualizar a los alumnos que estén participando de manera remota y que el docente pueda comunicarse en forma sincrónica”, explicó el Secretario General de la FCyT.

El aula híbrida o multimedia se montó en el Aula Magna de la Sede Oro Verde, con la tecnología necesaria, en el marco de un plan de fortalecimiento institucional que pone el eje en la cultura de la planificación en la FCyT.

Para ello se recibieron equipos de Rectorado de UADER y nueva tecnología que donó la Asociación Cooperadora de la FCyT, creada para ampliar las posibilidades de financiamiento de proyectos académicos y la adquisición de equipamiento.

El aula híbrida de la FCyT tuvo su estreno en la primera clase del Doctorado en Educación con mención en Didácticas Específicas de UADER, que tiene alrededor de cincuenta personas inscriptas, de las cuales la mitad cursa de manera virtual.

Filipuzzi enfatizó que “la tecnología nos permite buscar nuevos puntos de encuentro entre estudiantes y docentes e imaginar nuevas formas para educar en el futuro”.

En ese sentido, el Secretario General de la FCyT resaltó que para los próximos meses “hay propuestas para ir virtualizando parte de las carreras que se dictan en la Facultad y agilizar el egreso de nuestros estudiantes; también se está trabajando en propuestas de hibridación de los cursos de posgrado. Ese es el desafío que tenemos por delante”.

El desafío que se ha puesto ahora el equipo de gestión es capacitar y apoyar a los docentes para que desarrollen habilidades en el uso eficaz de las tecnologías y las pedagogías digitales. La premisa, no obstante, es que la educación virtual es una forma complementaria de la enseñanza, no una sustitución de la educación presencial.